jueves, 24 de enero de 2008

por qué tan contenta?

Platicaba con Paola, y estamos de buenas. Coincidimos en que como dice Luis Tames, en este proyecto no tenemos compañeros de trabajo sino aliados de lucha y además pasamos el día entero dedicadas a los asuntos del partido, pero como nos gusta nuestro trabajo, en realidad no trabajamos ni un sólo día. Eso es tener doble suerte: elegir un trabajo que te gusta y tener aliados de lucha. Eeeee!!!!!

*LENGUAJE AUTÓNOMO: BOCA

Nunca me había detenido a pensar en los múltiples usos y significados que puede tener la palabra boca. Resulta que antier incursioné en la carrera de modelo dental, para una clínica de blanqueación de dientes y dedique más de dos horas a exhibir mi boca. Honestamente no es lo mío eso de andar gesticulando sonrisas frente a una cámara, por eso fue debut y despedida. Si provoca cierta angustia hacerse plenamente consciente de que uno tiene boca, por todo lo que esto implica.
Siempre he estado preocupada por tener la boca limpia, los dientes bien cepillados, el aliento inoloro... Ya si me da tiempo, pues hasta me pinto los labios o me pongo brillo. Es una rutina que ni cuestiono. No vaya a ser que por descuido, mi boca vaya a andar en boca de todos.
Confieso que entre mis amistades cercanas no bacilamos en atacar a
aquellos que tienen aliento fácil de detectar. ¡Callense la boca! Y como uno no puede escaparse siempre de tan penosa situación, los chicles son un alivio.
Pero hacerse responsable de una boca propia no se queda ahi. Aunque me pronuncio más en favor de la espontaneidad que de la autocontención, entiendo que usar de más la boca es muy arriesgado. Mi abuela recomendaba abrir la boca sólo para decir cosas buenas. Ya saben, en boca cerrada no entran moscas. A mi se me da poco eso de guardar silencio, tengo que hacer esfuerzos constantes para no dar mi opinión. Y en esta autocrítica avanzada, pues si, acepto que tengo el enorme defecto de a media conversación, arrebatarle a la gente la palabra de la boca.
Me voy porque no he comido, y ya se me hizo agua la boca.
Cuiden todos sus bocas, sobre todo cuando duerman boca arriba.

lunes, 21 de enero de 2008

COMENTARIOS SOBRE EL ARTÍCULO DE RICARDO BECERRA

El día de hoy Ricardo Becerra dedica su reflexión editorial en Crónica al partido: "Alternativa Socialdemócrata: otra desgracia". El título me parece fatalista y el análisis me parece en ciertos términos impreciso, pero sumamente útil porque representa en gran parte lo que algunos de los opinadores públicos interpretan sobre la situación actual de Alternativa.
Supongo que las imprecisiones de su recuento son producto de una revisión acotada a la observación externa más que atenida al empirismo cotidiano del que, como lo sabe, nos hubiera gustado que formara parte.
Becerra argumenta que el conflicto de Alternativa es producto de una sola causa: la lucha de poder entre dos líderes dispuestos a sacrificar un proyecto colectivo en aras de satisfacer su apetito político.
Esta recurrente conclusión nos ofrece sin duda una oportunidad para hacer una revisión de lo acontecido desde que el partido obtuvo el registro, evaluar la fuerza y las intenciones de sus líderes y dibujar posibles escenarios.
Primero, es indispensable explicitar las razones que dieron pie a la batalla. Aunque Becerra plantea la hipótesis de que todo se desarrolló en un contexto de confianza y buenas intenciones, no se precisan las causas que generaron el encono ahora irreversible.
Desde mi posición como integrante del partido su explicación promueve la falsa idea de que no hay diferencias claras entre los objetivos y los métodos que cada grupo representa. Por ello es importante recordar que las razones que impulsaban a cada grupo a realizar una reforma estatuaria mostraban ya diferencias ideológicas y metodológicas importantes.
Becerra señala : "Con las piezas estratégicas en sus manos, la corriente del presidente hizo lo lógico: gobernar el partido con su propia sensibilidad, intereses y visión, lo que a su vez, los empujó hacia otro espejismo político: que puede tomar las decisiones más delicadas (relación con el gobierno, alianzas electorales, las reformas en el Congreso, etcétera) prescindiendo de su figura fundadora y principal".
La falla no radica en prescindir de la figura fundadora. El error de inicio fue suponer que al asumir la presidencia de un partido, se podía prescindir de sus órganos fundamentales de representación y que se podía avanzar en una agenda que no necesariamente refleja los intereses que dichos órganos habían expresado y lo más importante que se alejaba de los compromisos suscritos con los votantes.
El clivaje se intensificó cuando paralelamente, se utilizó al aparato de gobierno del partido para realizar alianzas partidistas sin coincidencias programáticas y se mantuvo una oposición injustificada ante la necesidad de elaborar un marco normativo interno que garantizara reglas del juego más democráticas y que obligara a las autoridades partidistas a rendir cuentas y a manejarse con transparencia.
Afortunadamente la reforma estatutaria pudo llevarse a buen puerto. Las diferencias serán dirimidas en una contienda electoral suigeneris, a la que sin duda, ningún otro partido político se expondría. El riesgo es alto, deberemos asumir los costos de habernos volcado hacia la reconstrucción del partido a costa de una mayor participación en la agenda nacional. Sin embargo, para poder ser ese partido que represente una alternativa real y sincera de pensamiento de izquierda, estamos obligados a institucionalizar la congruencia, las prácticas democráticas y la transparencia.

viernes, 18 de enero de 2008

*LENGUAJE AUTÓNOMO: SORPRESAS

Son las ocho de la noche, voy de regreso a la casa y no consigo sacudir de mi mente los pendientes del partido. Avanzo a vuelta de rueda sobre Insurgentes, contestando todavía el radio y el celular. La concentración me alcanza apenas para ver la interminable fila de autos casi inmóviles delante de mi.
Escucho una voz detrás, que grita feliz: Mira, hoy también salió la Luna. Caigo en cuenta de que Paulina a sus dos años y medio busca la luna todas las noches y cuando la encuentra define la forma con la que la ve: de uña, de pelota, de cuna, de calabaza. Cada luna le parece distinta.
Las sorpresas son de lo más disfrutable de la vida. Me parece buena idea entonces enlistar lo que en la cotidaneidad me asombra: las luciérnagas que se prenden cuando el polvo salta entre la luz matutina que se cuela por las persianas; el que alguien haya resuelto envolver sobre un cartón varias capas de papel para después de ir al baño, las crujientes hojuelas del cereal, los semáforos; los elevadores (sobretodo si es uno quien pica los botones del piso-destino); los cedros escuálidos que sobreviven en los camellones de Periférico Sur pese al humo y la velocidad de los transeúntes; los puestos de empanadas, hot-dogs, películas pirata, bolsas de imitación y revistas pornográficas que conviven en una misma esquina, el postre perfecto de la comida corrida, los altos brincos de mis perras cuando me escuchan llegar, el mundo de las cobijas... todo es igual pero puede ser percibido de una nueva forma.

jueves, 10 de enero de 2008

Y AHORA QUE

El 2007 terminó y casi no me di cuenta, así que lo mismo me sucedió con el comienzo del 2008. Fue un experimento no premeditado. El modo en el que terminé el año representa en gran parte la manera en la que lo viví. Al rededor de las once de la noche invadida de adrenalina, me encontraba frente a una computadora registrando mi Comité de Acción Política,después de más de 10 días de trabajo constante y de veladas continuas para incorporar Comités de todos los estados de la República. Y aceleradamente, casi antes de que el año terminara, pude bailotear y brindar por la vida.
Después de muchos finales de año de hacer un recuento consciente sobre lo acontecido y de programarme mentalmente para lo venidero, este 31 de diciembre solté la costumbre. No tuve tiempo ni mente para ello.
Ya viendo un poco para atrás es un hecho que muchas cosas me sorprendieron en 2007 y no los torturare con ninguna fotografía literaria de los mismos, pero si compartiré con ustedes lo que de ahí recupero. Primero la experiencia de probarme a mi misma y de ser totalmente consecuente con mis expectativas y convicciones, creo que es lo que mejor sabor deja. La segunda el inevitable rompimiento de paradigmas, esquemas y conclusiones, que me liberó rotundamente. Y finalmente la suerte de hacer nuevos amigos con quienes emprender proyectos comunes.
Acepto que no tengo claro lo que viene y no me preocupa. Mi intuición me indica que habrá que trabajar sin parar para construir un partido político tan alternativo como eficiente. Las posibilidades son amplias y el entusiasmo es suficiente. Los proyectos que atentan contra el status quo, deben enfrentar los golpes bajos y sobre todo los que vienen de lo alto.
Hoy justamente me topé en la entrada del café La Parroquia a Carmen Aristegui. Ahí estaba con la mirada tranquila y la sonrisa confiada. No pude evitar felicitarla por su autenticidad y su valentía. No sólo hacen falta más personas como ella, sino gente que construya instituciones sólidas dispuestas a garantizar que se materialice la libertad de expresión, sobretodo cuando es en defensa de los derechos humanos y ciudadanos.
A trabajar se ha dicho.