martes, 29 de junio de 2010

DHP* resultados del primer reto www.500sobre500.com Nos parecemos más a nuestros diputados de lo que quisiéramos

El primer reto comenzó el 14 de febrero (día oficial del lanzamiento de 500/500) y terminó el 31 de mayo. Se trato de contactar ya sea por vía telefónica o correo electrónico al diputado elegido, y preguntarle cómo y cuánto ha utilizado el presupuesto que se les otorga para la atención ciudadanía. En caso de que los diputados no atendieran las solicitudes de los ciudadanos por vía telefónica o electrónica, estos deberían realizar una solicitud por medio institucional, esto es mediante la oficina de información pública de la Cámara de Diputados. Esta solicitud podía ser electrónica y para ello se deberían acudir al vínculo: http://transparencia.diputados.gob.mx

Los ciudadanos que adoptaron a un diputado entraban a su perfil dentro del portal www.500sobre500.com y se encontraba instantáneamente el perfil del diputado que decidieron vigilar.


Estos son los resultados del primer reto,

• Al día de hoy, son 1140 ciudadanos los que han adoptado a un diputado.
• Son 406 diputados ya adoptados, y restan 94 por adoptar.
• Recibimos 165 reportes por parte de los ciudadanos.
Estos son los resultados que fueron reportados por los ciudadanos:
1.- De los 51 diputados que fueron contactados vía telefónica, 54.9% no respondió a ninguna llamada, el 29.41% respondieron después de tres llamadas y sólo el 15.69% a la primera llamada. Las respuestas que recibieron los ciudadanos por parte de los diputados, son en un 88.24% no satisfactorias y un solo un 11.76% satisfactorias.
2.- De los 82 diputados que fueron contactados vía correo electrónico, el 29.27% contesto al primer correo electrónico, después de tres correos enviados sólo contestó el 20.73% y 50% de los disputados contactados, no dieron respuesta alguna. Las respuestas que recibieron los ciudadanos por parte de los diputados, son en un 78.05% no satisfactorias y un solo un 21.95% satisfactorias.
3. De los 32 diputados que fueron contactados por medio de una solicitud oficial, 14 diputados respondieron en tiempo y forma, y 18 diputados no respondieron a dicha solicitud. Las respuestas que recibieron los ciudadanos por parte de los diputados, son en un 56.25% no satisfactorias y un solo un 43.75% satisfactorias.

Hoy lanzamos nuestro próximo reto que consiste en, preguntarle a los diputados sí están dispuestos a reducirle el presupuesto a los partidos políticos.

Para reducir el monto del financiamiento público a los partidos bastaría cambiar la fórmula de cálculo. Una opción razonable es que en lugar de multiplicar por el número de electores en el padrón, se multiplique por el número de votos válidos. El monto debe calcularse multiplicando el 65% del salario mínimo por el número total de votos válidos emitidos en la última elección. La fórmula que proponemos permitiría un ahorro de alrededor de 1,700 millones de pesos. Además, genera incentivos para que los partidos políticos promuevan la participación y traten de convencer a la ciudadanía para reducir el abstencionismo. Es una aplicación congruente con un presupuesto por resultados.

Los ciudadanos podrán enviar automáticamente un correo al diputado que adoptaron, preguntándoles sí están de acuerdo con la fórmula que se propone, o no y por qué. Una vez contestada o no dicha solicitud, los ciudadanos reportarán la respuesta. El reto cerrará el 30 de septiembre.

jueves, 17 de junio de 2010

desapegada


Aveces es casi imposible distinguir la realidad de la intencional ilusión por estar vinculado.
Hace años hubiera contestado en un dos por tres con qué se pegan las relaciones, cómo se amalgaman los diferentes.
Hoy me invento razones y mezclo adhesivos imaginarios, pero no tengo ninguna certeza de que hay algo real que me mantiene unida a los otros.
He caido en cuenta que algún disolvente me despega deliberadamente de afectos aferrados.
Y confieso que se siente bien deambular desapegada. Es como si despegara volando lejos del miedo de estar a solas por siempre conmigo misma.

La violencia se alimenta de impunidad

Hay mañanas grises en las que parece que el aire pesa y hay que atravezarlo con esfuerzo a cada paso.
Esa pesadumbre se hace espesa cuando la esperanza que se depositó en una decisión ajena se desquebraja.
En el caso de la guardería ABC confieso que esperaba que la mayoría de los ministros de la Suprema Corte se sumaran al dictamen de primer mundo, con el que el Ministro Zaldívar nos regalaba la ilusión de un cambio.
Me los imaginaba recibiendo correos electrónicos de los ciudadanos, escuchando a sus asesores leer las notas editoriales que confiaban en que el criterio de justicia se impondría sobre las artimañas legalistas en las que los poderosos pueden siempre quedar abrigados por la impunidad.
No dejo de preguntarme cómo silencian sus consciencias cuando deciden ejercer el poder que tienen reivindicando la irresponsabililidad.
De los 14 funcionarios a los que Zaldívar pretendió hacer responsables, no hay uno sólo capaz de levantar la mirada para asumir su falla por omisión y presentar una digna renuncia.
Hace ocho años marchamos cientos de mexicanos contra la violencia. Nada se acercaba al número de muertes y agraviados que vemos hoy en las primeras planas.
Y es que el mensaje de las insituciones del Estado ha sido consistente y reiterado: México es un país en el que la garantía primordial es la impunidad.