miércoles, 19 de marzo de 2008

LA DENOMINADA "NUEVA MAYORIA" DEFIENDE SU NEGOCIO CON TRAMPAS Y VIOLENCIA

Esperaba el 16 de marzo con mucha emoción. La Asamblea del DF para la elección de órganos de dirección representaba en gran medida la conclusión de una etapa de intenso trabajo y enormes expectativas para la reconstrucción de una institución política diferente que se clausuraría en la Asamblea Nacional. Tenemos una evidente mayoría en el Distrito Federal, con representantes de CAPs reales y convencidos de que la política es el espacio público de la transformación.
La realidad superó mis temores. Acepto con total humildad y absoluta frustración, que nunca tuve el olfato político para medir la capacidad que tienen nuestros adversarios de corromper y corromperse, ni calculé sus habilidades de trampa para satisfacer sus ambiciones.
Me queda más claro que nunca que para nosotros el único objetivo de contender por espacios de dirección partidaria es construir un partido diferente, cercano a los ciudadanos y comprometido con sus causas. Y para ellos todo se reduce a dirigir el partido para administrar monopólicamente su negocio.
Debimos suponer que si ellos manejan los recursos del partido, controlarían los sueldos y viáticos de la Comisión así como el sistema informático del proceso electoral interno, y usarían estos instrumentos para beneficiarse sistemáticamente. Nunca estuvieron dispuestos a competir con honestidad, ni a cumplir con las reglas que todos decidimos para esta competencia.

¿Por qué confiamos en que alguno de ellos, estaría dispuesto a detener sus impulsos corruptos y a comprometerse a competir limpiamente? ¿Bajo qué elementos supusimos que la competencia sería equitativa?
El desarrollo de la Asamblea en el DF es una muestra de la inequidad total en la competencia, así como de la manipulación del proceso de elecciones que la denominada "nueva mayoría" de la mano de la presidenta de la CANEOD María Elena Homs y el Comisionado Octavio Nava fueron orquestando.
A las 8:10 am llegamos al Crowne Plaza con la notica de que el ingreso no nos estaba permitido. La Comisión nos obligó a pasar un primer filtro, que no pasaron los representantes uniformados de blanco que apoyaban a Enrique Pérez Correa. En la entrada alrededor de 15 uniformados con gorras y camisetas con el logo de la denominada "nueva mayoría" impedían el ingreso de nuestros representantes a las instalaciones del Hotel, avalados por los representantes de la Comisión.
El grupo de Pérez Correa estaba ya dentro del hotel, y por alguna razón desde el ingreso recibieron un trato preferente. Para entrar al recinto de la Asamblea pasamos dos filtros más en donde nos acreditamos como representantes con nuestra credencial de elector.
A ninguno de nosotros nos consta si todos sus representantes tuvieron que pasar estos filtros, porque cuando el primero de nuestros compañeros entro a la sala, ya estaban dentro varios uniformados de la denominada "nueva mayoría" e incluso estaban dentro tres personas más que no eran representantes en el DF: Carlos Sánchez Armas, Benjamín Yañez y Ramón Contreras.

La incertidumbre jurídica del proceso fue evidente desde que inició la Asamblea. Además, alcanzamos a distinguir entre sus representantes uniformados a los principales operadores de Cuauhtémoc Gutiérrez y a Miguel González Compean, exdirigentes priístas, diputados por ese partido en la misma legislatura y profesionales en la conducción fraudulenta y violenta de asambleas del PRI.
Las sillas de la sala estaban distribuidas estratégicamente para confundir el conteo de votos. Solicitamos a la Comisión que redistribuyera las sillas. Lo cual tomó casi una hora y develó que detrás de las puertas corredizas tenían a un grupo de jóvenes ajenos al partido, igualmente uniformados con gorra y camisa que nerviosamente se salieron del salón. Se amplió el salón pero no se reacomodaron las mesas para facilitar el conteo. Sospechosamente el número de personas uniformadas como la "nueva mayoría" se incrementó. La única salida habilitada daba hacia el pasillo que estaba premeditadamente bloqueado e impedía el acceso hacia la calle. Al inicio de la sesión, Jesús Robles mostró una puerta en la esquina izquierda delantera, controlada por Luciano Pascoe, a la cual sólo tenían acceso los uniformados de blanco. Acercarse a la mesa de la Comisión era imposible, ya que los de blanco se sentaron bloqueando el acceso por completo.
Para la votación de escrutadores, el conteo a cargo de la Comisión, resultó un verdadero insulto a nuestra inteligencia. Humberto Trujillo, representante de la Comisión y amigo cercano de Octavio Nava, anunció un resultado de 160 votos a favor del grupo de Pérez Correa y 129 votos a nuestro favor. Ante la evidente inconsistencia de ese resultado, se repitió la votación. El segundo resultado fue todavía más viciado. El Sr. Trujillo tomó el micrófono y con un cinismo que asquea, anunció que a pesar de que el quórum era de 324 representantes, avalaba la votación con una clara tendencia mayoritaria a favor del primer grupo con 170 votos contra 161 votos nuestros. ¡Inaudito! Qué arbitro serio se permite tomar decisiones tan irresponsables.
En automático mi mente hizo el recuento de los actos de parcialidad lidereados por el Begné y Villaseñor, con la Sra. Homs y su compañero Nava.
1. El sistema de pre-registro es administrado por la empresa BIO cuyos operadores responden desde el año pasado a las instrucciones de la Vicepresidencia del partido, y como todos sabemos la Vicepresidencia nunca ha podido desligarse de las instrucciones de la Presidencia.
2. Para la contratación de coordinadores y operadores, cuya única responsable es la Sra. Homs, siempre se privilegio a los incondicionales de Octavio Nava.
3. La administración de los viáticos, pasajes y sueldos de dichos operadores está cargo de José Villaseñor, así como la definición de las sedes y la seguridad de las mismas.
4. Todos los recursos de revisión interpuestos ante la Comisión fueron votados en nuestra contra.
5. Varios de los operadores y coordinadores de la CANEOD amenazados y hostigados por Victor Hugo Lujambio, Jesús Flores, Octavio Nava e incluso Maria Elena Homs, pidieron entrevistarse con nosotros para denunciar anónimamente las presiones que han enfrentado por no permitir que los CAPs incompletos, con sustitutos, documentación falsa, etc., fueran registrados y nos alertaron sobre la estrategia de colocar a los cuadros más corruptos de la Comisión a cargo del segundo bloque de las Asambleas Estatales.

El camino estaba preparado para que se apoderaran del partido sin ningún esfuerzo por conformar CAPs reales, por competir en las Asambleas con delegados libres y convencidos. Le apostaron a la trampa e hicieron uso de la violencia. Era de esperar que estuvieran dispuestos a recurrir a las peores prácticas e incluso poner en riesgo la vida de niños y de mujeres embarazadas, con tal de defender su negocio.
Se votó el procedimiento de votación para la Mesa Directiva. El conteo fue totalmente irregular, los uniformados de camiseta blanca se movían de un lado a otro para duplicar los votos. Solicitamos a la Comisión que para el conteo ordenado les pidiera a los compañeros que tomaran asiento, pero nunca lo hizo. Cuando llegó el momento de votar a favor del voto secreto y nominal con credencial de elector en mano, la Comisión la leyó nuestra propuesta diciendo que procedía la votación "En contra del voto secreto". Primero pensé que su inconsciente lo traicionaba. Ahora confirmo que todo estaba premeditado para extralimitar los ánimos. La votación de nuestra propuesta de procedimiento inició. Algunos de nuestros compañeros estaban de pie y la Comisión los invitó a sentarse y se negó a contar hasta que no estuviéramos sentados.
Ante las reiteradas actitudes parciales de la Comisión, nuestro compañero Miguel Conde tomó el micrófono y denunció la nulidad de condiciones para continuar con la Asamblea. En ese momento surgieron brotes de violencia, en la zona donde estaba la mesa de la Comisión, los compañeros de blanco impedían que expresáramos nuestra inconformidad. Tomaron a Jessica Aguilar de los dos brazos y una pierna. Nuestros compañeros salieron a su defensa y se acercaron hacia adelante. En ese momento los de la denominada "nueva mayoría" comenzaron a gritar: "cierren el acceso hacia la mesa" y tomaron sillas y mesas para bloquear el paso, mientras lastimaban a otras de nuestras compañeras y compañeros. Se abrieron las puertas de la sala. Se escucharon gritos: "Contra los de Rojo" y entraron alrededor de 25 golpeadores profesionales, que arremetieron contra nuestro grupo.
Alcancé a salir hacia el pasillo entre vazasos y patadas, acompañada de un grupo de 5 mujeres que llevaban la camiseta de la "mayoría" y que no daban crédito de lo que estaban viviendo. La salida estaba bloqueada, escapando de los golpeadores, llevamos a la gente hacia la única puerta que parecía conducir a algún lado y llegamos al gimnasio, en donde nos alojamos unos minutos. Ahí estaba un niño que no alcanzaba ni los 10 años, y dos mujeres embarazadas en total angustia. Nos habían tendido una trampa.
Ivan Mendoza da testimonio de que Enrique Pérez Correa lo llevó a la puerta trasera por donde sólo ellos tenían acceso y le dijo que se largara de ahí porque los golpeadores tenían la instrucción de golpearlo. También Josue Quino cuenta que Luciano Pascoe le sugirió que se pusiera la camiseta de la "nueva mayoría" para evitar ser blanco de los porros.
Finalmente logramos bajar por los elevadores hacia la entrada del hotel en donde los medios, a quienes los representantes de la Comisión les habían impedido el paso, tomaron nota de lo acontecido.

El que se escusa se acusa
Hoy por la mañana leí un desplegado en la Jornada, pagado por los denominados "nueva mayoría" en el que dicen repudiar la violencia y responsabilizan a nuestros compañeros de lo sucedido. Nada más congruente con su comportamiento que mentir pública y reiteradamente.

Han plagado el proceso de trampas y lo han llevado al extremo de la violencia. No podemos construir un partido en estas condiciones. Debemos denunciar esto ante la opinión pública y ante las instancias judiciales y electorales correspondientes. El partido está siendo secuestrado por un grupo de filibusteros dispuestos a defender su negocio y a sacrificar la posibilidad de ofrecerle a México una opción política realmente diferente. Seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestras manos para defender nuestro proyecto.
Maite Azuela Gómez
Publicar un comentario