lunes, 10 de noviembre de 2008

Lámpara de los deseos


Cuando llevé la materia de Prospectiva Política, con la Dra. Georgina Sánchez, siempre me sorprendía su habilidad para sacar de la bolsa artefactos insólitos, con los que discutíamos Descartes, Focault o Przewosky. La última clase sacó una lámpara de aceite y nos pidió a cada alumno que la frotaramos y pidieramos un deseo para México. Con un poco de pena ajena los veintitantos alumnos hicimos la parafernalia. Cerró la clase diciendo, que el elemento básico para incidir en el futuro de un país, es saber qué es lo que se quiere hacer. Tener un sueño claro.
Desde ese día quiero una lámpara de esas. Deseos me sobran para sacarle brillo.
Publicar un comentario