viernes, 3 de julio de 2009

REFORMA. nota sobre el Seminario de Voto Nulo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM

Debaten efectos del voto nulo

Por

Karla Garduño Morán.

(02-Jul-2009).- Ciudadanos y académicos debatieron sobre la utilidad del voto nulo en una mesa organizada por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

El analista político Jorge Alcocer, junto con Lorenzo Córdova, Pilar Hernández y Francisco Paoli Bolio expusieron los efectos negativos de este tipo de sufragio; mientras que Diego Valadés y César Astudillo, también investigadores de la UNAM, al lado de Maite Azuela y Alberto Serdán, de asociaciones ciudadanas, destacaron la efectividad del movimiento nacional por el voto nulo.

"Yo no soy anulista ni anulacionista, los anulistas son los partidos; yo voy a tachar mi voto, voy a invalidarlo, pero realmente lo que yo haga el 5 de julio está hecho desde hace muchos años por los partidos políticos, ellos fueron los que hace mucho tiempo anularon mi voto. Les tengo una mala noticia a los que van a votar por los partidos: su voto es nulo en el orden material", afirmó Valadés.

El ex procurador general señaló como la gran causa de este movimiento el que no se haya concluido la reforma del Estado, ya que aunque se construyeron libertades públicas, no se definieron las responsabilidades políticas.

Las paradojas del voto nulo

La reforma del Estado inconclusa, la falta de transparencia y la necesidad de una mayor participación ciudadana, demandas suscritas por los promotores del voto nulo, fueron reconocidas por sus detractores como asignaturas pendientes en el sistema democrático.

Sin embargo, consideraron que la anulación del sufragio no es la vía para empujar esos cambios.

Alcocer planteó primero la imposibilidad de medir los efectos del movimiento anulacionista, tomando en cuenta que entre los votos nulos se cuenta también a los que se invalidan por un error del elector.

"Tenemos el dato de que hemos obtenido porcentajes del 3.1 ¿Todo lo que crezca el voto nulo por encima de ese porcentaje, hay que atribuírselo al movimiento anulacionista?", cuestionó el politólogo.

Utilizando los resultados de la última encuesta de intención de voto de Reforma (1 de julio), donde el PRI tiene un 38 por ciento, Alcocer mostró cómo el tricolor podría obtener 251 curules y una mayoría absoluta, si el porcentaje de voto nulo llegara al 5 por ciento y tres partidos perdieran su registro.

"Qué efecto tan bizarro el del movimiento anulacionista. Por este efecto, por default, le estaría entregando la mayoría absoluta a uno de los partidos a los que el movimiento señala como responsable de su decepción", dijo Alcocer.

Pero Azuela, promotora del voto nulo, no aceptó la culpa. Si el PRI obtiene mayoría absoluta, la culpa es en realidad de su oposición, dijo la activista, por no ofrecer propuestas distintas a las del partido mayoritario.

"Me parece paradójico que se diga que el voto nulo, aunque no se puede diferenciar, es responsable de que el PRI tenga la mayoría absoluta", dijo Azuela.

También Córdova destacó una contradicción entre las intenciones del movimiento anulacionista y los efectos que tendrá. Si lo que se busca es restarle legitimidad a los políticos, dijo el investigador del instituto anfitrión, éstos irán a buscar su legitimidad a los medios, los poderes fácticos que se ha querido acotar con la reforma electoral.

"No dejo de percibir un cierto tufo antipolítico entre quienes plantean la anulación del voto. Es decir, este planteamiento de ciudadanos versus políticos, de la sociedad frente a la clase política. Ese discurso acaba, voluntaria o involuntariamente, abonando al terreno de la antipolítica", dijo Córdova.

ASÍ LO DIJO:

"Me parece una paradoja que la alternativa progresista, después de 30 años, sea la anulación del voto".
Lorenzo Córdova

"El voto está anulado en el orden material, porque no tenemos un sistema representativo en el país".
Diego Valadés
Publicar un comentario