martes, 25 de noviembre de 2008

LA ESPERANZA ES EL COMIENZO DE LA ESTRATEGIA

Llevo varios días con ganas de reirme, reirme mucho sin parar, a carcajadas, con ese torbellino estomacal que hasta duele cuando es realmente intenso. 
Hoy tomé un café con un fabricante de risas. Su vida es novelesca, estudió en una universidad de payasos, trabajo en un circo algunos años y regresó a México a experimentar con un movimiento social que cura con risas a quienes son espectadores y a quienes no tienen empacho en ponerse una naríz para aniqulilar el mal humor. 
Dijo muchas cosas que apunté en mi libreta, pero me quedo con una que puede ser por ahora la más útil. Ningún movimiento social funciona si se parte de la desesperación, aunque sobren razones para el descontento, la rabia y los arranques. Es necesario tener esperanza para moverse paulatinamente, pensar a largo plazo y hacer estrategia.
Publicar un comentario