miércoles, 12 de noviembre de 2008

NOS TOCA DEMOLER LO INÚTIL PARA LEVANTAR UN FUTURO ALTERNATIVO E INCLUYENTE

Desde que me recuerdo escribiendo algo sobre el contexto social, político o económico de México, estaba obligada a incluir la palabra crisis en mis textos o tareas. Pero confieso que es hasta ahora que siento que la crisis lo alcanza todo, lo permea todo, sin distinción.
-Son tiempos difíciles a nivel internacional-, - viene una depresión larga y afectará más a los más jodidos-, -hay poco que hacer-, opinan especialistas y no especialistas.
Nos correspondería confiar en quienes "elegimos" para tomar decisiones por nosotros.
Tal vez seguir nuestra vida como la hacemos todos los días y pasar buenos ratos en los tiempos libres, nos ayude a sentir menos esta crisis y a olvidarnos de la crisis eterna. Quizá evadir que somos parte de una sociedad que hace mucho camina en reversa, nos permita desentendernos de todo y asumir que como ciudadanos comunes y corrientes no hay nada que podamos hacer para que las cosas sean diferentes.
Lo que sí será innevitable es quejarse, emitir comentarios sobre lo que debe hacerse o lo que nunca se ha hecho. Para eso nos hemos vuelto ciudadanos de juicio implacable.
La crítica no cambia todo en sí misma, se requieren acciones, compromisos específicos, organización de lo inmediato, rearticulación de lo cotidiano.
Utilicemos nuestra fuerza y nuestras pasiones para demoler lo que sabemos que no funciona y hagamos uso de nuestra razón y nuestra voluntad individual y colectiva para repleantear el régimen en el que los ciudadanos comunes y corrientes no tenemos espacios de expresión y mucho menos de acción. Nosotros somos más. 
CIUDADAN@S AL PODER
17 de septiembre, 2008
11:00 hrs



Publicar un comentario