sábado, 13 de diciembre de 2008

Buen día

Hoy fue un buen día, el chat de DEJEMOS DE HACERNOS PENDEJOS en el universal fue una gran experiencia. Lo novedoso fue darme cuenta que el límite de la participación ciudadana no es sólo la indiferencia y el miedo, sino la adicción al paternalismo. Estamos programados para recibir instrucciones, para llenar formatos, para pagar cuotas, pero no para crear iniciativas y echarlas andar en grupo, sin jefe. Seguimos en la espera del silvatazo del cauidillo.
El reto está ahi, cómo confiamos en algo que nunca hemos intentado, cómo perdemos el miedo a asumir que sin nada cambia en nuestro entorno cotidiano, será por nosotros y no por nadie más. Por eso es cómodo tener jefe, horario y aveces hasta uniforme, porque la responsabilidad se diluye o se culpa al que tomo la iniciativa y la dirigió. Por eso es fácil hacerse pendejo.
Publicar un comentario