miércoles, 8 de abril de 2009

Superhéroes

Después de enterarme que un fuerte sismo  con réplicas afectó Italia, el movimiento de va y ven del edificio en el que vivo dejó de parecerme normal. 
Ayer en la noche seguramente pasó un inmenso camión de carga cerca de mi calle y eso provocó un largo baile ladeado que me despertó de golpe. Y como en la noche todo lo bueno parece más bueno y todo lo malo más malo, me asuste un montón.
Mi casa está absurdamente resguardada por cuatro puertas con llave, lo cual impide que salga a la calle en menos de 3 minutos, sobre todo si llevo niña en brazos.  
Confieso que quise que alguien me rescatara, como superhéroe. 
-Eso es antifeminista- diría mi padre (que insiste siempre en que no necesito protección porque yo puedo sola). Lo que es un hecho es que en momentos críticos se invoca lo imposible. 

Publicar un comentario