jueves, 17 de junio de 2010

desapegada


Aveces es casi imposible distinguir la realidad de la intencional ilusión por estar vinculado.
Hace años hubiera contestado en un dos por tres con qué se pegan las relaciones, cómo se amalgaman los diferentes.
Hoy me invento razones y mezclo adhesivos imaginarios, pero no tengo ninguna certeza de que hay algo real que me mantiene unida a los otros.
He caido en cuenta que algún disolvente me despega deliberadamente de afectos aferrados.
Y confieso que se siente bien deambular desapegada. Es como si despegara volando lejos del miedo de estar a solas por siempre conmigo misma.
Publicar un comentario