martes, 25 de enero de 2011

La mochila de Elba Eshter

Aunque Baja California Sur esté en pleno proceso electoral, esperaríamos que los niños que salen de un día común en la primaria pública hubieran avanzado con la compresión de las lecturas, la resolución de problemas matemáticos simples o la capacidad de recordar alguna anécdota emocionante de la historia de México. Nos gustaría que en sus mochilas hubiera un cuaderno que junto a los márgenes rojos contuviera una lista de tareas que fueran resolviendo en su casa sin mayor dificultad. Pero en cambio, van dotados de cuadernillos del partido nueva alianza, para entregar a sus padres.
En este hecho que puede verse como simple distribución de publicidad, en este caso partidista, se hace evidente el abuso de los espacios y recursos públicos para fines particulares. Se calcula que esta propaganda se entregó en más de mil escuelas y que se utilizó a 30 mil menores como brigadistas. Si esa eficiencia distributiva fuera utilizada para mejorar los resultados de los alumnos, estaríamos construyendo un país muy diferente.

Leer completo
Publicar un comentario en la entrada