martes, 8 de mayo de 2012

Lo que elegimos cuando votamos

E valuar las ofertas electorales puede ser sencillo cuando nos concentramos en los candidatos más que en los grupos políticos que los sostienen. La mayoría sólo mira. Nuestros ojos buscan en la imagen cualidades que nos transmitan si son seguros, relajados, fuertes, sensibles. Otros además escuchan. Los oídos esperan frases que denoten confianza, articulación, ecuanimidad. Algunos analizan y buscan que por lo menos exista congruencia entre la imagen y la argumentación. Los menos buscan que las propuestas empaten con las trayectorias y que los diagnósticos se sustenten con datos y con historias de éxito. En una elección presidencial la atención se concentra generalmente en los candidatos a ocupar el Ejecutivo, mientras los aspirantes a convertirse en legisladores, gobernadores o presidentes municipales quedan de algún modo inmersos en la ola que sube o baja con la marea de los posibles presidentes. Cuando la decisión de voto se sostiene en la imagen de un candidato presidencial, la plataforma del partido político y sus aciertos o errores históricos pueden diluirse. Después de reunirme con un amplio y plural grupo de estudiantes a punto de graduarse de la licenciatura, me llamó la atención que muchos de ellos no le dieran importancia al partido que apuntala al candidato o candidata, siempre y cuando la imagen y el discurso del aspirante les resulte atractivo. Leer más: http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2012/05/58344.php
Publicar un comentario