domingo, 20 de mayo de 2012

Poner fin a la autolimitación

Leyendo En busca de la política de Zygmunt Bauman me encontré con una frase que pronunció Cornelius Castoriadis en el año de 1996: “El rasgo más conspicuo de la política contemporánea es su insignificancia”. Tras esta preocupación Bauman asegura que el arte de la política, cuando se trata de política democrática, se ocupa de desmontar los límites de la libertad de los ciudadanos, pero también de la autolimitación. Es justamente la rebelión contra nuestra autolimitación la que nos mueve para no permitir que el desgaste de la violencia, la injusticia en todos sus aspectos, nos condenen a la resignación. El año pasado, tras la tragedia del casino Royale, por iniciativa de María Elena Morera nos reunimos varios representantes de organizaciones de la sociedad civil, con la intención de compartir reflexiones y propuestas de solución. De este diálogo se desprendió la idea de ampliar la conversación, enriquecerla con más voces e ideas. Nos dimos a la tarea de imaginar y materializar una primera cumbre ciudadana para construir un México pacífico y justo. Ante los agudos síntomas de violencia entendemos que las medidas de seguridad son importantes, pero no suficientes. Hace falta una estrategia integral de justicia que incorpore políticas públicas sociales, decisiones precisas de finanzas públicas, aplicación de la ley con respeto estricto a los derechos humanos, lucha seria contra la impunidad y corrupción de nuestras instituciones y tener una solución a la crisis de representatividad y gobernabilidad que impide dar respuesta a los puntos anteriores. La sociedad civil en México está prácticamente excluida y limitada para hacer aportaciones, sugerencias o incorporar temas a la agenda pública. No estamos dispuestos a seguir siendo sólo observadores. Leer más: http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2012/05/58564.php
Publicar un comentario en la entrada