martes, 2 de julio de 2013

La insensibilidad de Graco Ramírez

El estado de Morelos tiene hoy los tres primeros lugares que mantienen a su sociedad atemorizada y devastada por una ola de violencia que parece infinita. Es la entidad de la República con el mayor número de secuestros, la segunda en extorsiones y tercera en robos con violencia, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de SEGOB. En reacción a ello, el domingo pasado se congregaron más de cinco mil personas en la ciudad de Cuernavaca para protestar en una marcha silenciosa contra la crisis de inseguridad y para evidenciar los pocos resultados de la administración del gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu.

Una vez que se anunció la movilización ciudadana, el gobierno realizó varios intentos para obstaculizar y minimizarla recurriendo a cerrar avenidas por eventos deportivos u organizando comilonas y bailables en los puntos de encuentro. Sin embargo miles de ciudadanos morelenses, amigos y familiares de víctimas de asesinato, secuestro y robo sortearon estas barreras y salieron a las calles a exigir fin a la impunidad.

Cuando se avecina un proceso electoral vemos con esperanza que la alternancia de partido conceda algún cambio contundente y garantice un giro funcional a las situaciones de caos. Pero no necesariamente sucede así. Las estructuras de crimen parecen tan bien cimentadas que ni la alternancia ni la pluralidad de gobierno parecen poder ponerle fin. El problema es visible a los ojos de todos. El dolor de cientos de familias morelenses crece día con día mientras el gobierno simula situación de paz e incluso anuncia mejoras.

Leer completo http://bit.ly/16LWvzb
Publicar un comentario