miércoles, 16 de julio de 2008

SOPA INSTANTÁNEA (SIGA LAS INSTRUCCIONES)

Para hacer sopa instantánea y que no le falte sal ni le sobre agua, sólo hay que seguir las instrucciones.
Hoy comí con Paulina una sopa de letras que quedó en su punto. Y seguro tiene que ver con que no me atreví a improvisar, no vertí el contenido antes de que hirviera el agua, ni le puse condimentos adicionales. 
Paulina pidió tres platos, y entre cucharada y cucharada se reía a carcajadas. Una sopa la hace inmensamente feliz.
Ante mis insistentes intentos de hacer que la vida sea como sueño que sea, de confiar en que la política sigue siendo un espacio para la resolución de demandas y conflictos sociales, y ante mi necedad de pensar que no hay imposibilidades radicales, no me queda más que asumir que hay resultados predecibles y por eso quizá haya llegado el momento de escuchar a los desencantados, seguir a los resignados y renunciar a la posibilidad de luchar por lo diferente. A seguir las instrucciones, se ha dicho.

Publicar un comentario