martes, 9 de septiembre de 2008

LENGUAJE AUTÓNOMO: ATRÁS

Ultimamente he tenido que despedirme de personas que han marcado mi vida, he tendio también que que dejar atrás cosas queridas y referencias importantes. La vida es así, o al menos eso parece. Encontrar, disfrutar, soltar, encontrar, disfrutar, soltar. Lo que resulta un poco desconcertante es que una sóla decisión implique un cúmulo de desprendimientos tan tajante. Es como un golpe que noquea y por momentos da la impresión de que no queda nada. Aunque la melancolía aveces se entromete en mi sensatez, he decidido desmontar el retrovisor. Seguramente se eleva la probabilidad de tener un accidente, pero se incrementa la posibilidad de vivir intensamente el presente.
Publicar un comentario