viernes, 5 de diciembre de 2008

AUNQUE LOS LEGISLADORES SE PORTARON MAL, SI LES TOCARÁ "REYES"

No cumplieron con sus obligaciones. Se comprometieron a que 2008 sería el año de la Reforma del Estado, que implicaba al menos:

1. Un cambio de régimen que sustituya la complicidad entre poderes por el contrapeso necesario.

2. Una mayor participación ciudadana en las decisiones públicas y en la agenda de gobierno.

3. Garantías erfectivas de seguridad social para tener una distribución más equitativa de los recursos.

Nuestros “representantes” tienen palomeada su lista de tareas con una mediocre reforma energética que ignoró completamente la corrupción sindical y la ineficiencia que su poder genera en PEMEX y una reforma electoral que efectivamente le quita a los medios el dinero de las campañas pero que se seguirá repartiendo entre los partidos políticos.

Pero eso sí, sus aguinaldos y prestaciones son jugosas y oportunas:

Los diputados federales recibieron su aguinaldo y gratificaciones por fin de año, correspondientes a 2007, por un total de 204 mil pesos.

A esa cantidad se sumará la entrega del fondo de ahorro anual por más de 40 mil pesos, y su dieta que mes con mes reciben, por 148 mil pesos. 

A los legisladores  federales se les darán aguinaldos equivalentes a su salario, mejor conocido como dieta, a prestaciones de Atención Ciudadana y Apoyo a Personal, además de una gratificación para comprar su canasta navideña, y un cálculo del pago del Impuesto Sobre la Renta, que también pertenece al paquete de gratificación de fin año. 

En total, el aguinaldo de los diputados federales le costará al erario 102 millones 340 mil 500 pesos.  

Así es y así será, mientras no pongamos un alto a sus cínicos abusos. 

Publicar un comentario