sábado, 27 de diciembre de 2008

Escondida en el centro

Las calles del centro parecen un escondite perfecto. Ayer comí con unos amigos en el Salón Corona, pero antes caminé un buen rato por calles aledañas. Es impresionante como en una sola calle puedes encontrar zapatos, bovinas, aspiradoras, moldes para pasteles, comida vegetariana, hilos y botones.
Es un caos perfecto. Todo está caóticamente en su lugar. Tuve la sensación de que si me escondía por ahí, podrían pasar días sin que me encontraran. 
Publicar un comentario