jueves, 30 de julio de 2009

Lenguaje autónomo: DESDOBLAR


Tamara de Lempicka pinta retratos mientras desdobla texturas. Es como si tomara una persona plizada y estirara suavemente sus formas y colores para dejarla paralizada simulando movimiento. Con sombras hace chocar las coyunturas, con luces consigue deslizar las distancias.
Mi arte de desdoblar materiales es limitado. En conversaciones estresantes, si tengo a la mano una servilleta o el papel de un popote, lo voy plegando como persiana simétrica y luego lo suelto para ver en qué se convierte.
Creo que soy más audaz en desdoblar secretos, me divierte ir levantando cada vuelta con preguntas e indagaciones que, quizá por falta de prudencia, obligan a quienes conversan a decir lo que no estaban dispuestos a confesar.
Hay momentos críticos en los que un chorrito de agua no solo despliega el acordeón del papel-popote, sino que lo hace bailar.
Publicar un comentario