lunes, 4 de enero de 2010

Reforma en su suplemento Enfoque publicó ayer el pronóstico que algunos hicimos para 2010... les dejo algunos

Esperan un mejor año



(03-Ene-2010).-

Diecisiete personalidades presentan su perspectiva de lo que consideran serán los temas del año.

Las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución se verán opacadas por los efectos de la crisis económica.

Aunque algunos prevén crecimiento, otros se conforman con que no sea un año peor que el pasado y consideran que las contiendas electorales locales y la anticipada carrera por el 2012 rnrarecerán el ambiente político.

 

 

Maite Azuela

Activista política

 

En el que parece un interminable proceso de transición política, el 2010 podría simbolizar el retroceso del sistema democrático que no consigue consolidar una competencia partidista equitativa, ni incorporar alternativas para aquellos sectores de la sociedad que no encuentran representación legítima en la inmutable partidocracia. Quince estados enfrentarán elecciones con gobiernos opacos que recibirán más recursos de la Federación mientras endurecerán el voto clientelar y corporativo. Los compromisos para federalizar la rendición de cuentas, incorporar a sindicatos y partidos, fortalecer la auditoría y darle facultades coercitivas se ven postergados. El continuismo en la simulación de la defensa de los derechos humanos no abrirá espacio para aminorar la impunidad de las autoridades.

En contraste, se vislumbra una ciudadanía que se reconfigura, abandona la queja individual y canaliza su hartazgo en organización de redes activas para defender lo público, está preparada para ser más vigilante y corresponsable de las decisiones que afectan lo colectivo.

 

 

 

 

Héctor Bonilla

Actor

 

El 2010 será sumamente crítico: no se reactiva la economía interna, la independencia del Banco de México prácticamente está perdida, los conflictos laborales están en su punto más álgido. Lo que percibo es que, para decirlo metafóricamente, Sancho está feliz, engordando más, bebiendo bien, con las patas arriba del escritorio, y el Quijote está arrumbado en un rincón lleno de telarañas. Están privando los intereses creados sobre los principios y en los diversos sectores cada quien jala para su lado.

La clase política está velando por sus propios intereses, y en el movimiento obrero organizado vemos que es la historia de líderes archienriquecidos y obreros cada vez más depauperados.

 

 

 

Santiago Creel

Ex coordinador de los senadores del PAN

 

Va a ser un año mejor al 2009, con un crecimiento que todavía puede ser moderado. No es lo que estamos esperando, pero por lo menos un crecimiento del 3 por ciento es sin duda contrastante con lo que ha pasado este año. Tiene que ser un año mejor en la economía, el empleo, los salarios; sobre todo un año en que, espero, ya no tengamos circunstancias como la influenza, las sequías iniciales o las lluvias torrenciales que han afectado a la población.

Deseo que las reformas que han estado pendientes, rezagadas o mal atendidas puedan llevarse a cabo, empezando por la reforma política que ha planteado el presidente Felipe Calderón, que la veo como una reforma que convoca no solamente a las voluntades, sino a las distintas opiniones para que puedan enriquecerla y nos podamos modernizar políticamente.

 

 

 

Manlio Fabio Beltrones

Coordinador de los senadores del PRI

 

Más que vaticinar, deseo que los actores políticos logremos dimensionar los enormes retos que tenemos y generar acuerdos para enfrentarlos, pues México vive una coyuntura histórica muy compleja. Confío en que habrá madurez y responsabilidad en todos para que en 2010 se concreten las reformas que puedan enderezar el rumbo de la nación. Si de parte del gobierno existe la voluntad de rectificar lo que no se ha hecho bien, se acotarán los riesgos de la crisis y el país podrá salir adelante.

 

 

 

Fernando del Paso

Escritor

 

No soy muy optimista; creo que vamos a seguir igual, lo cual es lo mejor que nos podría pasar, y no peor. Uno ya no puede confiar en las afirmaciones de los funcionarios públicos que decían que a México no le iba a afectar mucho la crisis y luego resultó uno de los países más afectados de América Latina. Ahora dicen que nos vamos a recuperar pronto, yo no creo nada.

Como decía Carlos Monsiváis, yo ya no sé si no entiendo todo lo que pasa o si ya pasó lo que estaba yo entendiendo. Es decir, el manejo del país ha sido desastroso en los últimos años, aunque venimos arrastrando el desastre desde hace varias décadas, y no veo posibilidades de un mejoramiento realmente notable.

Los festejos no dejan de ser aniversarios que sí marcan: dos siglos de la Independencia, un siglo de una Revolución que todavía no hemos aprendido a juzgar. Pero, ¿qué tanto van a marcar?, no sé, porque unos buenos festejos implican una buena cantidad de gastos que el país no está como para hacer.

 

 

 

René Drucker

Director de divulgación científica de la UNAM

 

El país va a tener varios problemas, pero los dos principales son los siguientes: el primero es que los grupos políticos se van a ocupar de cómo acomodarse para el 2012 y se van a olvidar de lo que es importante en el país para ocuparse en lo que es importante para que sus grupos de poder se mantengan u obtengan más poder. Se van a olvidar de la conducción del país.

El segundo problema es que la situación económica es muy apremiante. No veo que el gobierno de Calderón tenga capacidad para impulsar al sector productivo, que es el que podría dar trabajo a los mexicanos.

En relación con la ciencia y la tecnología, que es la única palanca para el desarrollo de las naciones, no se ve que el gobierno vaya a impulsar esta actividad de forma importante. Seguiremos siendo un país tecnológica y científicamente dependiente.

 

 

 

Javier Garciadiego

Presidente de El Colegio de México

 

México está enfrentando una situación de crisis económica y es comprensible que no se vayan a hacer grandes obras como las que hizo Porfirio Díaz. La diferencia que tenemos respecto a las anteriores conmemoraciones (1910, 1921, 1960 y en 1985) es que eran conmemoraciones con voces unánimes, no había coparticipación de distintas corrientes partidistas en el aparato estatal mexicano, y hoy sí vamos a tenerlas. Esto es muy importante y puede ser muy rico, aunque generará algunas dificultades organizativas y habrá descalificaciones, críticas de lo que haga un poder y el otro.

Estamos enfrentando unas conmemoraciones en un momento de dificultad económica y en un momento de confrontación política y esto va a dar lugar también a algunas voces de desánimo. Esperaría que lo veamos como una situación temporal, histórica, que tenemos que resolver y superar.

Me preocupa que algunos jóvenes podrán retomar esta idea que circuló hace algunos años de la historia cíclica, y querrán pensar que en 2010 estamos destinados a unos rebrotes de violencia. No creo que sea una cosa generalizada, pero sí vamos a tener algunos petardos por ahí. Va a haber muchos muchachos que se sientan émulos de Hidalgo y de Zapata.

 

 

 

Miguel Ángel Granados Chapa

Periodista

 

Aun si sólo se prolongaran los efectos de las crisis padecidas en 2009; es decir, aun si consideramos que no surjan nuevas causas de deterioro económico, político y social, 2010 será un año en que las tensiones de diversa índole crecerán sin que haya capacidad gubernamental de concertar visiones y esfuerzos para encararlas y aliviarlas. Es ingrato formular malos augurios, pero apenas hay lugar para avizorar indicios positivos, salvo la resistencia ciudadana que impida la disolución de la sociedad.

 

 

 

Publicar un comentario