miércoles, 24 de marzo de 2010

Finalmente


Compro flores para repartir por mi casa.
Me siento de vuelta y sin prisa a comer con mis amigas.
Tengo mi perra callejera con una pachona cola enroscada.
Entró a la cocina con imaginación fresca para inventar salsas de hierva buena.
Escribo algo que escape de lo público.
Publicar un comentario