martes, 15 de febrero de 2011

Educación privada sin impuestos: Por la tangente, Calderón y el SNTE

Es tentador negar un problema cuando podemos ser eximidos de la responsabilidad. Los argumentos se desmoronan como polvorón en cuanto tienen consistencia brumosa y desarticulada.
La catástrofe educativa de la que Gilberto Guevara Niebla nos ha advertido hace más de dos décadas tiene responsables. Esos responsables están poco dispuestos a asumir los “errores” que, como nos muestran las evaluaciones sobre resultados en el aprendizaje de nuestros estudiantes, son vergonzosos. En el problema está la solución, se dice comúnmente. Pero si tenemos versiones acomodaticias de este caos, las soluciones propuestas como reacciones que exculpan, no harán más que complejizarlo.

La cúpula del SNTE ha sido creativa en su forma de escabullirse. Responden con pretextos que evidencian la percepción discriminatoria que tienen de nuestra sociedad frente a la de otras naciones: Alberto Hernández, secretario de la sección 36, argumentó que la prueba PISA compara países y regiones que no son comparables. Dijo: “Finlandia no se parece en nada a Chimalhuacán, ni Bélgica es como la cañada de Ecatepec”. Asumir que si alguien nace en Ecatepec está destinado a recibir una educación pública sin aspiraciones es irresponsable.

Las autoridades también han resultado hábiles para no enfrentar esta enfermedad de analfabetismo a la que nos someten. Los placebos ya resultan peligrosos. El anuncio que hace hoy el Ejecutivo para que las colegiaturas de escuelas privadas sean libres de impuestos denota que no tienen el más mínimo interés de ocupar el tiempo que les pagamos y los recursos que de nosotros adquieren, para construir un cambio institucional integral en el sistema educativo. Cortar impuestos siempre es atractivo porque se generan simpatías inmediatas sin demasiada información ni compromisos claros. Y esta situación de privilegio en la que colocan a los padres de familia que estamos dispuestos a pagar una colegiatura para que nuestros hijos asistan a una escuela privada, no hace más que incentivar el abandono de la educación pública y gratuita.
LEER COMPLETO
Publicar un comentario