domingo, 26 de octubre de 2008

RECETA INFALIBLE CONTRA EL DESENCANTO


Apagar el despertador, empujar las cobijas, estirar el brazo y tomar un trozo de chocolate amargo (el más amargo que encuentres). Sin abrir los ojos todavía, saborear ese pedazo de entusiasmo como si fuera el último. Abrir los ojos, voltear hacia la ventana y ver por la rendija si es que el árbol sigue ahí. Verificar si sigo yo aquí y dejar que salgan unas risas aunque se me escurra el chocolate. 
Publicar un comentario